Los términos de durabilidad bajo condiciones de uso normal de un producto, va en relación directa a la inversión realizada, es decir la piel reciclada representa una inversión menor del 70% a la piel genuina para tapicería más competitiva del mercado, esto es comparando los costos de metro cuadrado contra metro cuadrado de cada producto, lo que se traduce que la expectativa de vida de la piel genuina es del doble que de la piel reciclada, donde la experiencia nos habla que la vida útil de un mueble residencial es de aproximadamente de 20 años.

La piel reciclada de Prima Pelle nos genera una expectativa de vida mayor a su nivel de inversión, esta representa tan solo un 30 % contra la piel genuina pero su vida útil es del 50 % del tiempo de vida que la piel genuina.