El área promedio de la piel genuina es de 430 a 480 decímetros cuadrados. En el caso de la fabricación de muebles los tramos son de tamaño considerable, de tal suerte que los cueros enteros son óptimos para tener un mayor aprovechamiento en el corte de la tapicería.