• Para ayudar a mantener el color natural del tapizado evite colocar su mueble cerca de cualquier fuente de calor y evite la exposición a la luz solar directa.
  • Quite el polvo periódicamente de su mueble con un trapo limpio, seco y suave.
  • Para las manchas de refrescos, café, té, leche: quitar el líquido con un trapo o papel secante. Con un trapo blanco limpio, humedecido en una solución de agua y jabón neutro, frotar suavemente la mancha desde afuera hacia adentro.
  • Para las manchas de substancias grasas (aceite, ketchup, mayonesa, chocolate): quitar suavemente la substancia en exceso de la superficie con papel secante, prestando atención en no apretar para evitar que la sustancia se incorpore en los poros del
    material. Con un trapo blanco limpio humedecido con una solución de agua y jabón neutro, frotar suavemente la mancha desde afuera hacia dentro. Secar inmediatamente con un trapo limpio.
  • El uso de cualquier sustancia no recomendada (solventes, detergentes, desengrasantes, etc.) podría dañar irreparablemente el material, provocando la decoloración.